Volver a la página inicial
Callejero
Escríbenos
Ir a la sección EL SANTO
Volver a la página inicial
Retablo S. Bernardo

Presentación Restauración

 

Retablo ubicado en el lado de la Epístola, compuesto por predela, cuerpo central dividido en tres calles y acusado remate.

Predela: ocupan la predela escenas en medio relieve de la vida del Santo, tren en total, actuando cada una como base de las calles del cuerpo central.

Enmarcando estos relieves narrativos, pequeñas escenas albergan las tallas de los cuatro Evangelistas que, a su vez, sirven de base a las cuatro columnas salomónicas que recorren el primer piso.

Cuerpo del retablo : el cuerpo principal, dividido en tres calles, dedica la central a un único tema: el grupo escultórico que representa a San Bernardo arrodillado ante Cristo en la Cruz, sobre un sencillo fondo arquitectónico.

Las calles laterales, sin embargo, se dividen en dos pisos y cada uno de ellos está ocupado por la talla, en bulto redondo, de un santo: Santa Elena y Santo Domingo en la calle lateral izquierda y Santa Catalina y San Francisco en la derecha.

Separan las calles columnas salomónicas con decoraciones en relieve de hojas de parra y racimos de uva, puttis y figuras de pájaros. Son estas columnas las que sustentan un entablamento muy avanzado y quebrado compuesto por arquitrabe, friso corrido y cornisa muy volada, cuyo techo alterna pequeñas ménsulas y pinjantes como elementos decorativos.

Las calles laterales cierran con un tímpano trilobulado.

Cierre del retablo: la estructuración del remate es semejante a la del cuerpo inferior: calle central con tema escultórico del Calvario, compuesto por las figuras de Cristo en la Cruz, San Juan y la Virgen, ante un paisaje de fondo que reproduce la ciudad de Jerusalén.

Termina con un tímpano curvo con la figura del Padre Eterno y en los extremos las esculturas de San Pedro (a la derecha) y San Pablo (a la izquierda).

Como cierre lateral del remate se colocaron alerones que salvan el desnivel con el cuerpo central y que reproducen la figura de Baco, a diferencia de los del cuerpo central que actúan a modo de guardapolvo.

 

Datos sobre su encargo y factura

El encargo del retablo de San Bernardo se debe a la devoción de un mercader de Huesca llamado Bernardo Lasala, el cual lo encargó al escultor Cristóbal Pérez, quien a su vez dejó en Huesca otras muestras de su trabajo como la mazonería del retablo mayor de Santa María in Foris.

Terminada la talla del retablo se encargó su dorado a Francisco Gutiérrez, firmando la capitulación el 1 de mayo de 1653 (da cuenta de esta capitulación Federico Balaguer en la revista “Argensola”).

En ella se estipulan una serie de condiciones de tipo técnico, especificando que el retablo tanto en los adornos como en las historias deberá quedar como un “ascua de oro”. La obra se concretaba en 75 escudos y el dorador debería acabarla en tiempo de 10 meses, contados desde el primero de mayo de 1653 y tras su término debería ser reconocida la obra por personas peritas.

Volver a la página inicial

Está en la sección:

 

BASÍLICA

Otros contenidos
dentro de esta sección:

 

Situación

Construcción

Restauración

Visita

Retablo mayor

Sacristía