REZAR CON EL EVANGELIO

Domingo de la 19ª semana del t.o. B

 

1. Abro el corazón a Dios.

Puede servir la repetición de alguna oración breve:

    "Gracias Señor porque estás siempre a mi lado",

    "Ayúdame a sentir tu cercanía",

    "Quiero estar contigo, Jesús".

 

2. Lectura del Evangelio. Escucho.

San Juan 6,44-51

 

En aquel tiempo, dijo Jesús a la gente: "Nadie puede venir a mí, si no lo atrae el Padre que me ha enviado. Y yo lo resucitaré el último día. Está escrito en los profetas: "Serán todos discípulos de Dios." Todo el que escucha lo que dice el Padre y aprende viene a mí. No es que nadie haya visto al Padre, a no ser el que procede de Dios: ése ha visto al Padre. Os lo aseguro: el que cree tiene vida eterna. Yo soy el pan de la vida. Vuestros padres comieron en el desierto el maná y murieron: éste es el pan que baja del cielo, para que el hombre coma de él y no muera. Yo soy el pan vivo que ha bajado del cielo; el que coma de este pan vivirá para siempre. Y el pan que yo daré es mi carne para la vida del mundo."

 

3. Reflexiono y rezo. Respondo.

¿Qué me quieres decir, Señor? ¿Cómo puedo hacer realidad este evangelio en mi vida? Pueden ayudar estas ideas:

 

Insiste el Evangelio de San Juan en recordarnos la importancia de la fe. La fe no sólo nos conduce a la vida eterna, la fe nos da vida eterna ya, en esta tierra, en este momento, aunque sea de forma parcial.

            “Gracias Señor, por la vida, por la esperanza, por el amor”

 

Nadie puede presumir de la fe frente a los demás. La fe es un regalo de Dios: “Nadie puede venir a mí, si el Padre no lo atrae”. Dios atrae a todos; en todos ha puesto la sed de la vida eterna, el hambre de su amistad. Pero podemos resistirnos a esta atracción. Podemos acallarla, podemos dejarla para mañana...

            “Señor, gracias por el don de la fe, por atraernos hacia Ti”

            “Muchos no reconocen tu llamada, no sienten tu atracción,

              enséñanos a ayudarles para que puedan disfrutar de tu vida”

            “Tú nos atraes hacia ti y nosotros no nos acercamos. Perdónanos”

 

 

Danos el agua que colma sin ahogar,

que limpia las entrañas

empapa el corazón,

y acuna en lo yermo la vida.

 

Danos tu pan, que sacia sin hartar

y restaura las fuerzas gastadas;

pan que alimenta la acogida,

el encuentro y la fiesta

al partirse en mesa de hermanos.

 

Danos tu espíritu que habla sin grito,

hace audaz al cobarde

y libera al cautivo

cuando inspira justicia, libertad, paz.

 

Danos tu verdad que seduce

sin trampa,

que hace sabio al pequeño

y hace sencillo al sabio,

al afirmar un amor invencible.

 

En agua, pan y amor inquieto,

en espíritu y verdad.

Tenemos sed de ti, Señor.

 

José Mª Rodríguez Olaizola, sj

 

 

4. Termino la oración

   Doy gracias a Dios por su compañía, por sus enseñanzas, por su fuerza...

    Le pido que me ayude a vivir de acuerdo con el Evangelio

    Me despido rezando el Padre Nuestro u otra oración espontánea o ya hecha.