REZAR CON EL EVANGELIO

Viernes de la 22ª semana del t.o.

 

1. Abro el corazón a Dios.

Puede servir la repetición de alguna oración breve:

    "Gracias Señor porque estás siempre a mi lado",

    "Ayúdame a sentir tu cercanía",

    "Quiero estar contigo, Jesús".

 

2. Lectura del Evangelio. Escucho.

Lucas 5, 33-39

 

En aquel tiempo dijeron a Jesús los fariseos y los letrados: "Los discípulos de Juan ayunan a menudo y oran, y los de los fariseos también; en cambio, los tuyos, a comer y a beber". Jesús les contestó: "¿Queréis que ayunen los amigos del novio mientras el novio está con ellos? Llegará el día en que se lo lleven, y entonces ayunarán".Y añadió esta comparación: "Nadie recorta una pieza de un manto nuevo para ponérsela a un manto viejo, porque se estropea el nuevo, y la pieza no le pega al viejo. Nadie echa vino nuevo en odres viejos, porque revientan los odres, se derrama, y los odres se estropean. A vino nuevo, odres nuevos. Nadie que cate vino añejo quiere del nuevo, pues dirá: Está bueno el añejo".

 

3. Reflexiono y rezo. Respondo.

¿Qué me quieres decir, Señor? ¿Cómo puedo hacer realidad este evangelio en mi vida?

 

Los fariseos no comprenden a Jesús. Su Evangelio es el vino bueno, la pieza nueva. Los corazones de los fariseos son los odres viejos, el manto viejo. Para acoger a Jesús tenemos que cambiar el corazón, la forma de pensar, nuestro estilo de vida. Si no nos vamos convirtiendo a la Palabra de Jesús, nunca descubriremos su novedad.

 

Para comprender a Jesús hay que nacer de nuevo; mejor dicho, tenemos que dejar que Dios nos dé a luz de nuevo. En la oración, en la celebración de los sacramentos, en la vida de cada día Dios nos va transformando... si lo dejamos.

 

Señor, la novedad nos da siempre un poco de miedo,

porque nos sentimos más seguros si tenemos todo bajo control,

si somos nosotros los que construimos, programamos, planificamos nuestra vida,

según nuestros esquemas, seguridades, gustos....

 

Y esto nos sucede también contigo.

Con frecuencia te seguimos, te acogemos, pero hasta un cierto punto;

nos resulta difícil abandonarnos a Ti con total confianza,

dejando que el Espíritu Santo anime y guíe nuestra vida, en todas las decisiones;

tenemos miedo a que nos lleves por caminos nuevos

y nos saques de nuestros horizontes, con frecuencia limitados, cerrados, egoístas,

para abrirnos a los tuyos.

 

Tú eres novedad y haces nuevas a las personas que, con confianza, se dejan tocar por Ti:

Noé, del que todos se ríen, construye un arca y se salva;

Abrahán abandona su tierra, aferrado únicamente a una promesa;

Moisés se enfrenta al poder del faraón y conduce al pueblo a la libertad;

los Apóstoles, de temerosos y encerrados en el cenáculo, salen con valentía para anunciar el Evangelio.

 

Y nosotros, ¿estamos abiertos a las sorpresas que nos preparas

o nos encerramos, con miedo, a la novedad del Espíritu Santo?

¿Estamos decididos a recorrer los caminos nuevos que Tú nos presentas

o nos atrincheramos en estructuras y costumbres caducas,

que han perdido la capacidad darnos y dar al mundo la alegría más grande?

Danos un corazón abierto para acogerte, para abrirnos a tu novedad,

con la seguridad de que Tú nos amas y siempre quieres nuestro bien.

 

Oración inspirada en una homilía de Francisco (19 de mayo de 2013).

 

4. Termino la oración

    Doy gracias a Dios por su compañía, por sus enseñanzas, por su fuerza...

    Le pido que me ayude a vivir de acuerdo con el Evangelio

    Me despido rezando el Padre Nuestro u otra oración espontánea o ya hecha.