SOLEMNIDAD DEL CORPUS CHRISTI “C” - MONICIONES Y PETICIONES

 

MONICIONES

             

Inicial.

 

Nos hemos reunido para celebrar la Solemnidad del Cuerpo y la Sangre de Cristo.  Los cristianos no creemos en un Dios lejano.  Creemos en un Dios próximo.  En Jesucristo, Dios mismo se ha acercado a nuestro mundo, a todas las personas, a cada uno de nosotros.  Podemos encontrarlo en la Palabra proclamada; en los hermanos, especialmente los pobres y los que sufren, y, ha querido quedarse de una forma especial en la Eucaristía, bajo la apariencia de pan y vino, para  saciarnos con su amor, con su vida entregada por nosotros.  Bajo estos signos, adoramos su Cuerpo y su Sangre con agradecimiento.

 

Pero el amor a Dios es inseparable del amor al prójimo, por eso, hoy celebramos también el Día Nacional de Caridad.  Seamos generosos en amar y compartir con los que más lo necesitan.  La Colecta extraordinaria será para Cáritas.

 

Primera Lectura.  

 

Escuchamos una breve escena en la que Melquisedec, rey y también sacerdote, bendice a Abrahán y le ofrece pan y vino como signo de la bendición de Dios.

 

Segunda Lectura.

 

San Pablo, en el relato más antiguo que se conserva de la Eucaristía, narra los gestos y palabras de Jesús en la última cena, tradición mantenida con fidelidad en la Iglesia.                               

 

Evangelio.

 

Escuchamos en el Evangelio la escena de la multiplicación de los panes y los peces, un signo que es anuncio, promesa y figura del sacramento de la Eucaristía y llamada a compartir.

Aclamamos al Evangelio cantando aleluya puesto de pie.      

 

PETICIONES